Relajación. Escucha tu interior

Estrés y mujer

La sociedad occidental en la que vivimos no nos permite ni un minuto de relajación salvo que nos ocupemos de ello. El día a día de la mujer pasa por desarrollar multitud de tareas que no sólo no siempre están valoradas sino que en la mayoría de los casos están dirigidas a satisfacer las demandas de su entorno: hijos, familia, trabajo, amigos, etc.

Son muchas las mujeres que llegan agotadas al final del día y con la angustia de que al día siguiente todo va a ser igual.
El estrés que causa este ritmo de vida conlleva trastornos de ansiedad, problemas con la alimentación, crisis nerviosas, empeoramiento del sistema inmunológico, etc. que pasan factura tanto a la mujer como a su entorno.

Hay soluciones para evitar que el problema vaya a más y una de ellas es la relajación.

 

Relajación para dominar el estrés

Mediante la relajación podemos encontrar un espacio propio que nos devuelva el equilibrio y la paz permitiéndonos así seguir afrontando el día a día con otro talante y sin tanta carga de estrés.
Os vamos a dar algunos consejos que prácticamente podréis utilizar en cualquier momento y que os permitirán que vuestro organismo no se revele contra vosotras mismas.

Detente

Aprende a crear momentos de recreo dentro de tu jornada. Ya sea en el lugar de trabajo o en el hogar debemos procurarnos un descanso mental y físico de lo que estemos realizando en ese momento. No más de 5 minutos dedicados a ocupar la mente con ideas o recuerdos que nos hagan felices, que nos transmitan tranquilidad. Ese tiempo es sólo para nosotras y debemos enfocarlo a rebajar la ansiedad o el estrés que la actividad que estemos llevando a cabo nos genera. Nada de pensar en lo que queda pendiente por hacer o en lo mal que se nos está dando el día.
Ese breve lapsus de tiempo debemos vivirlo como nuestra zona de seguridad, de paz y dentro de ese tiempo no cabe nada más que tranquilidad y felicidad.

No te olvides de respirar

Ya, ya sé que no nos olvidamos de respirar pero a veces, nos olvidamos de “llevar el compás”. Gracias a que el organismo tiene su propia mecanización, la sangre no deja de fluir ni los pulmones de respirar. Lo que pasa es que a veces, debido al estrés, aceleramos el ritmo de respiración e hiperventilamos dando lugar a mareos, tensión muscular, palpitaciones, etc.
Para evitar que esto ocurra debemos ser conscientes de nuestra respiración y cuando empecemos a sentirnos agobiadas respirar profundamente, mantener un momento el aire en los pulmones y exhalarlo tan despacio como podamos. 3-4 respiraciones profundas nos devolverán el equilibrio y nos permitirán seguir con nuestras tareas como si nada.

Caminar

Mens sana in corpore sano. Mantener una actividad física permite que la mente descanse y que el cuerpo se encuentre mejor. No es necesario grandes esfuerzos físicos, un paseo será suficiente para desentumecer el cuerpo y descargar estrés.

No estás sola

Muchas veces las mujeres atendemos las tareas como si fuéramos las únicas que sabemos hacerlas echando en cara además al resto de la familia el que no se ocupan de nada. Son muchos los casos en los que ellas mismas no dejan que los demás colaboren (hijos, maridos, etc)
Repartir las tareas del hogar es necesario para el bienestar de la mujer y para, sobre todo en los hijos, educar a niños responsables y capaces.
Acuerden en familia las obligaciones de cada uno, repartan el trabajo y todos saldrán ganando.

No todo es urgente

Diferencia entre lo que realmente es urgente y lo que puede esperar. ¿Realmente es todo tan urgente?, ya te decimos desde aquí que no. Aprende a distinguir lo que urge de lo que es superficial y no pierdas el tiempo con lo secundario.

 

Estas son algunas pautas que podéis incluir en vuestra rutina diaria para evitar llegar a altos niveles de estrés que repercutan negativamente en vuestra salud y bienestar.
El mejor mensaje que desde aquí os queremos transmitir es que sois seres únicos a los que también debéis cuidar, del mismo modo que hacéis con la gente que os rodea, porque el bienestar de ellos también depende de vuestro propio bienestar.

En El Balcón de las Mujeres realizamos talleres y actividades enfocadas al bienestar de la mujer y a su crecimiento personal.