Relaciones Tóxicas

Relaciones Tóxicas

El ser humano es un ser sociable por la naturaleza y establece relaciones que le producen un bienestar emocional que le ayudan en su propio crecimiento personal.
Si bien la mayoría de las relaciones (de amistad, familiares, de pareja, laborales, etc.) son sanas hay otras que los expertos nominan como tóxicas en donde se produce todo lo contrario.
A continuación os vamos a dar algunas claves para detectar una posible relación tóxica en la pareja.

Que el amor es ciego es una frase que todo el mundo ha dicho alguna vez pero esa ceguera no nos puede hacer caer en situaciones que, si las viéramos desde fuera, no admitiríamos.
Control y celos son dos de las características que pueden presentarse en una relación tóxica. En estos casos, la pareja está sometida a un control sobre su tiempo, sobre a quién ve, se expía su móvil o redes sociales, marca el tiempo sobre cuándo puede o no salir, etc.
A través de esta actitud se menosprecia a la pareja, se le hace chantaje emocional y no se tienen en cuenta sus deseos.
Faltas de respeto. Insultos, bromas de mal gusto sobre su aspecto o su manera de vestir, sobre sus capacidades intelectuales o prácticas. Se minimiza los problemas que tenga con frases “te quejas de vicio”, “lo tuyo no tiene tanta importancia”, “es que no sabes”, etc. En momentos de discusión siempre te hará responsable de todo lo negativo o de todo lo que esté pasando en la relación o incluso de sus propios problemas personales, laborales o familiares.

En casos de este tipo lo mejor es dirigirse a un especialista que nos pueda ayudar porque, a veces, por miedo o por vergüenza se sigue contribuyendo a que actúen así sobre nosotros.

Todos, en algún momento de nuestras relaciones, podemos reconocernos manteniendo una actitud tóxica hacia nuestra pareja, la diferencia está en saber reconducirlas, en que exista por encima de todo una comunicación constructiva en donde se planteen los problemas y los sentimientos que nos provocan ciertos comportamientos y saber ponernos en el lugar del otro para mejorar y hacer crecer nuestra relación.
Si sentís que estáis viviendo una relación tóxica no dudéis por un momento en contactar con un profesional que os pueda ayudar.