IVE: ¿INTERRUPCIÓN VOLUNTARIA?

Trastorno de ansiedad

 Siempre he tenido la sensación de que en la definición de IVE: “interrupción voluntaria del embarazo” la palabra voluntaria no termina de encajar en un tema tan doloroso para las mujeres que han pasado por la terrible experiencia de sufrir un aborto. En este caso el verbo sufrir si es apropiado, todas las mujeres que conozco que han abortado sea cual sea el motivo, han sufrido y siguen sufriendo por ese recuerdo. El adjetivo “voluntario” según la RAE se refiere a la acción que se concreta por la voluntad de la persona y no por presiones externas o por obligación.  Sin embargo, la mayoría de las mujeres que han abortado de forma “voluntaria” lo han hecho por presiones externas. Estas presiones externas en cada caso particular son diferentes, puedo enumerar algunos casos que he tratado en consulta:

– Chica universitaria, en su primer año de carrera, que descubre que han fallado los métodos anticonceptivos, ante el hecho de una maternidad en ese período de su vida en el que aún no es una mujer madura e independiente, además su pareja que también está estudiando, le dice que él ponerse a trabajar y dejar sus estudios sería algo muy fuerte, no está preparado para hacer eso, aunque le dice que tome ella la decisión. Al año del aborto la relación con su novio terminó.  Esto ocurre con frecuencia y las mujeres se sienten solas ante el peso y la culpa de una decisión tan dura.

Esta misma chica, cuando termina la carrera, haciendo un máster fuera de su ciudad, uno de sus compañeros opina que las mujeres que abortan son asesinas, ella tiene que salirse de la cafetería a la puerta a llorar. La terapia la ayudó a superar el trauma vivido, aunque nunca se olvida.

– Mujer madre de tres hijos, ante un cuarto embarazo, junto a su marido deciden abortar, y lo hacen juntos, porque es insostenible su economía, ya con tres hijos lo están pasando mal. La navidad está a punto de llegar, a su familia que se han quedado con sus tres hijos pequeños, les dicen que van a comprar los regalos. No puede compartir con sus hijos ni con su familia el porqué de su tristeza, no se atreve a decir lo que ha hecho. Cada Navidad recuerda lo sucedido, la terapia ayuda a suavizar un poco el dolor y a que continué con su vida algo más tranquila.

– Mujer casada, con una hijo de 4 años, se queda embarazada por segunda vez, todo va bien hasta que en la semana 20 le dicen que la niña va a nacer con una enfermedad grave, no se puede hacer nada, le espera un futuro de operaciones y sucesivos ingresos hospitalarios. Tras hablar con familias con hijos que padecen esa enfermedad, junto a su marido toman la dolorosa y difícil decisión de interrumpir el embarazo, el escenario donde imaginan la vida de esa niña, el dejar continuamente a su hijo con familiares, etc.. Muchas personas la juzgaron después duramente, opinando que hubiesen seguido adelante con el embarazo, cuando la verdad es que hasta que no vivimos en nuestra propia piel las situaciones difíciles de la vida, no sabemos cómo vamos a reaccionar ni que decisiones vamos a tomar.

Podría seguir con muchos más casos reales de mujeres que veo en consulta, antes de juzgar recordemos un dicho cherokee que dice: “antes de hablar de los actos de alguien ponte sus mocasines y camina trescientas lunas con ellos”

El aborto se encuentra en el manual de psicodiagnóstico en el apartado de traumas. Las mujeres que han sufrido abortos, ya sea de forma espontánea o inducida, se ven abocadas a vivir un proceso de pérdida muy duro. En el terreno de la psicoterapia, la mayoría de las mujeres que vienen a terapia tras abortar llevan, junto al intenso dolor, un sentimiento de culpa y arrepentimiento muy profundo. A veces lo portan de forma inconsciente y es solo después de unos años cuando pueden enfrentarse al profundo dolor de ese aborto “voluntario”.

El objetivo de este artículo es la reflexión sobre que este adjetivo puede llevar a pensar que por el hecho de ser “voluntario” no hay “sufrimiento”. Aborto espontáneo, aborto inducido o terapéutico (por factores médicos o por decisión de una mujer) son definiciones más adecuadas.